Después de 60 días de trabajos en la calle 8, entre carreras 7 a 9 del casco urbano de Salento, la Gobernación del Quindío, a través del Plan Departamental de Aguas, PDA, realizó la entrega del alcantarillado que fue optimizado a la comunidad, que se veía fuertemente afectada con las lluvias que colapsaban el sistema de manejo de aguas lluvias y generaba inundaciones en algunas viviendas de dicha sección. Gracias a la inversión de $216 millones, el Gobierno Departamental impactó positivamente a cerca de 350 habitantes de la localidad.

El ingeniero James Ospina, supervisor de la intervención y funcionario del PDA, detalló que la optimización constaba de cambio de tubería de concreto a PVC de 20 pulgadas, reposición de placas huella en concreto, construcción y mejoramiento de cámaras de inspección y el traslado de la tubería de concreto ubicada cerca de las viviendas a PVC.

Respecto al tiempo, la reposición del alcantarillado tenía originalmente una duración de 30 días, pero debido a las fuertes lluvias se realizó una prórroga de 30 días adicionales.