Apolo nació en el año 2014 en el municipio de El Carmen de Viboral, en la casa de
don Mario Toro, un campesino de esa localidad y de una camada de nueve
cachorros, uno se lo trajeron para el municipio de Rionegro.

Su dueño afirma que Apolo es un perro muy expresivo, con la mirada manifiesta
sus deseos, es muy tranquilo, desde el primer mes lo adiestraron para que hiciera
sus necesidades afuera y desafortunadamente hace poco un perro más grande le
provocó un desgarre en su mano derecha y en la cadera y aunque le ofrecieron
atención oportuna de veterinario, no se recuperó por completo, pero sigue siendo
un perro muy cariñoso, decente e inteligente, que aprendió a abrir la puerta de la
casa, aunque sus amos nunca le enseñaron eso.

Apolo fue entrenado por un adiestrador del municipio de Guarne cuando tenía
ocho meses y desde entonces ha sido muy obediente, acata todas las órdenes
que le da su amo y es muy amoroso con los niños. Por su nobleza y
características especiales, Apolo es apetecido como semental y su dueño calcula
que debe tener más de 100 nietos.

Para la familia, Apolo es un excelente acompañante, protector, juguetón, que
siempre está expresando su felicidad, esté en la casa o en la calle acompañando
a los miembros de la familia.