Gracias a los ritmos cardíacos, nuestro cuerpo se va adaptando a las diferentes funciones del día. Sin embargo, mientras envejecemos, los ritmos cardiacos se adelantan, produciendo una sensación de cansancio o sueño en horas no adecuadas. Por eso, en las noches a veces es tan difícil conciliar el sueño.

Estos fragmentos de sueño en momentos no adecuados, hace que las personas descansen en lugares no aptos para el descanso y, además, hacen que tengan malas posturas. Todo esto provoca dolores musculares, articulare y un debilitamiento del sistema inmunológico.

Por eso, para que esto no ocurra aquí te dejamos algunos consejos para que tu descanso se pueda aprovechar mucho más y no te provoque problemas de salud.

  1. Tratar de descansar en espacios con un buen clima, temperatura y comodidad.
  2. Intenta establecer rutinas de sueños.
  3. Realiza actividad física durante el día y en la noche descansa.
  4. Aliméntate bien y reduce algunas bebidas como el café o alimentos en la noche muy pesados.
  5. Descongestiona tus fosas nasales antes de ir a la cama
  6. No emplees dispositivos luminosos en la noche cuando te vas a dormir como el televisor o el celular