Cementos Argos, la Fundación Grupo Argos, Cornare y la Alcaldía de Sonsón aunaron esfuerzos en la recuperación y protección del recurso hídrico del corregimiento de Jerusalén del municipio de Sonsón, mediante la construcción de redes de alcantarillado y un sistema de tratamiento de aguas residuales que beneficiará a cerca de 1.500 habitantes del territorio.

Esta obra, liderada por la Fundación Grupo Argos y que tendrá una inversión superior a los 2.315 millones de pesos, aporta directamente al mejoramiento de la calidad de vida de las familias y genera bienestar a la comunidad.

“En Cementos Argos estamos convencidos de que las grandes transformaciones se logran por la unión de esfuerzos entre los diferentes actores de una sociedad. Este proyecto, de gran importancia para el bienestar de la comunidad de Jerusalén, es una muestra de la materialización de nuestro propósito superior de construir sueños que impulsan el desarrollo y transforman vidas y de nuestra capacidad de hacerlo realidad a través de la Fundación Grupo Argos y de nuestros aliados”, afirmó Omar Giraldo, gerente de la Planta Rioclaro de Cementos Argos.

Cabe resaltar que en este contexto toma aún más relevancia el proyecto ya que el acceso a fuentes hídricas de calidad contribuye, en gran medida, a la prevención de diferentes enfermedades. Asimismo, durante el proceso de ejecución, que tardará cerca de ocho meses, se priorizará la contratación de mano de obra local y se cumplirá en todo momento con los protocolos de bioseguridad establecidos. 

Esta iniciativa hace parte del proyecto integral Huella Viva de la Fundación Grupo Argos, Cementos Argos, Cornare, el Instituto Humboldt y la Fundación Natura, que tiene como propósito desarrollar estrategias de conservación y producción sostenible.

Lo anterior, desde tres ejes estratégicos: proyectos de conservación que permiten la protección y restauración de la cuenca del Río Claro, el fortalecimiento de capacidades organizacionales y comunitarias que permiten la generación de conciencia ambiental y la transformación de comportamientos, y el impulso de soluciones alternativas de acceso al agua, saneamiento y uso sostenible del recurso hídrico que permite mejorar la calidad de vida de las comunidades y del ecosistema.