Los casos de intolerancia por bullying en Colombia registran cifras que invitan a revisar esta problemática. Alfonso (2017), afirma que un estudio reveló que el 7.6% de estudiantes participantes de una investigación aseguraron estar expuestos a algún tipo de bullying, esta problemática tiene diferentes formas de presentarse, puede ser verbal, física, psíquica o cultural.

Esto convoca a pensar de qué manera se puede intervenir como padres, docentes e instituciones, pues la respuesta a este interrogante, es la formación en la ética que se debe brindar a los jóvenes estudiantes. Esta formación es esencial, ya que la incoherencia entre el pensar, el actuar y el hablar, es lo que provoca estas situaciones de intolerancia y violencia, por lo tanto, enseñar a reflexionar permitirá una apropiación de los principios éticos universales, que guían una conducta dirigida a la lógica del buen vivir.