Científicos del ejército de Estados Unidos trabajan para equipar a los robots con tejido muscular vivo para que sean capaces de moverse por cualquier terreno. Uno de los principales clientes de los robots que están fabricando ingenieros de todo el mundo es el ejército, que en principio los están utilizando para facilitar la vida de los militares, pero que podría ir mucho más lejos si prosperan alguno de los proyectos que están en marcha y que podrían dar incluso en la forma de robots con músculos biológicos.

Parece ser, que el ejército de los Estados Unidos está interesado en robots altamente adaptables que fusionen la biología con la maquinaria, y es por ello que el Laboratorio de Investigación del ejército (ARL) quieren darle a la tecnología militar una actualización biológica. Tal como recogen en nextgov, los científicos del ARL están interesados en un nuevo campo de la robótica biohíbrida fusionando maquinaria robótica con tejido muscular vivo y que podría conducir a la fabricación de una nueva tanda de robots más versátiles, adaptables y sofisticados.

“Los robots que obviamente están en aplicaciones del ejército van a ir a entornos desconocidos e impredecibles, y necesitan poder adaptarse a cosas que no estaban planeando”, señala Dean Culver, científico de ARL. Un robot híbrido podría ser capaz de conservar el equilibrio en cualquier terreno por lo difícil que sea, pero para ello antes este equipo tendría que conseguir la tecnología adecuada para poder conectar los músculos biohíbridos a la maquinaria, algo que no parece todavía cercano en el tiempo.