Dos sistemas solares formados por dos estrellas que orbitan la una a la otra ha sido el descubrimiento de un equipo de científicos liderados por astrónomos chinos. Según ha informado la cadena estatal CGTN, los dos sistemas, que han recibido los nombres de Bernhard-1 y Bernhard-2, están rodeados por un “poco común” anillo formado por gas y polvo.

Zhu Wei, profesor de la Universidad de Tsinghua que dirige el equipo internacional de expertos, ha especificado que el anillo “está inclinado en un ángulo” con respecto a las órbitas de las estrellas. Este tipo de anillos o discos formados por gases y polvo normalmente se hallan en el mismo plano orbital que las estrellas, de la misma forma que la mayoría de los planetas de nuestro sistema solar comparten un plano orbital.

La inclinación del disco hace que, desde nuestro planeta, veamos estas dos estrellas variar en su brillo: cuando una de las estrellas se encuentra detrás del anillo con respecto a la Tierra, el brillo del sistema solar binario se atenúa.

La publicación científica Astrophysical Journal Letters dio a conocer estos hallazgos científicos que J.J. Zanazzi, experto de la Universidad de Toronto citado en medios chinos, considera “importante para entender la formación de los planetas. Los planetas nacen de anillos y si los anillos también existen alrededor de estrellas binarias, es probable que encontremos más planetas orbitándolas”.